Yo Les Traeré Sanidad Y Medicina Y Los Curaré

La Palabra de Dios en Jeremías 33:1-9 nos dice que el profeta se encontraba preso porque el rey Sedequías se enfadó porque él había profetizado palabras de parte de Dios que no le beneficiaban. Jeremías le dijo al rey que la cuidad sería cedida en mano del rey de Babilonia y él no escaparía de las manos de los caldeos. Jeremías se encontraba en un serio problema pero Dios nunca lo abandonó.

Jeremías 33:3 Dios manda a Su pueblo a interceder. Jeremías se encontraba en la cárcel cuando Dios le mandó a orar diciéndole:

Vino palabra de Jehová a Jeremías la segunda vez, estando él aún preso en el patio de la cárcel, diciendo: Así ha dicho Jehová, que hizo la tierra, Jehová que la formó para afirmarla; Jehová es su nombre:

Clama a Mí, y Yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces. Porque así ha dicho Jehová Dios de Israel acerca de las casas de esta ciudad, y de las casas de los reyes de Judá, derribadas con arietes y con hachas (porque vinieron para pelear contra los caldeos, para llenarlas de cuerpos de hombres muertos, a los cuales herí yo con mi furor y con mi ira, pues escondí mi rostro de esta ciudad a causa de toda su maldad): He aquí que Yo les traeré sanidad y medicina; y los curaré, y les revelaré abundancia de paz y de verdad. Y haré volver los cautivos de Judá y los cautivos de Israel, y los restableceré como al principio. Y los limpiaré de toda su maldad con que pecaron contra mí; y perdonaré todos sus pecados con que contra mí pecaron, y con que contra mí se rebelaron. Y me será a mí por nombre de gozo, de alabanza y de gloria, entre todas las naciones de la tierra, que habrán oído todo el bien que Yo les hago; y temerán y temblarán de todo el bien y de toda la paz que Yo les haré. Jeremías 33:1-9 (RVR1960)

“Mas a Jehová vuestro Dios serviréis, y Él bendecirá tu pan y tus aguas; y Yo quitaré toda enfermedad de en medio de ti.
Dios habita en medio de la alabanza de Su pueblo. Cuando le adoramos en espíritu y en verdad, estas llegan a Su Trono. Cuando le servimos a Dios, Él nos bendice. Dios dijo que bendeciría el pan y las agua como también, quitará toda enfermedad.

Hijo mío, está atento a mis palabras; inclina tu oído a mis razones. No se aparten de tus ojos; guárdalas en medio de tu corazón; porque son vida a los que las hallan, y medicina a todo su cuerpo.

¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor. Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si hubiere cometido pecados, le serán perdonados.

Palabra de Dios
Lecturas Bíblicas: Éxodo 23:25/ Proverbios 4:20-22 /(Santiago 5:14-15/ Jeremías 33:1-9 1960 (RVR1960)
www.ministeriosdesanidad.org

Comentarios

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published.