Venezuela No Temas

Venezuela, Dios Nunca te ha Olvidado, todavía permanece un remanente de Dios que cree en Sus promesas. Ese remanente cada día clama, ayuna e intercede por ti. “Por tanto, así dice Jehová: Si te convirtieres, Yo te repondré, y delante de Mí estarás; y si sacares lo precioso de lo vil, serás como Mi boca. Conviértanse ellos a ti, y tú no te conviertas a ellos” (Jeremías 15:19). “He aquí que en las Palmas de las Manos te tengo esculpida; delante de Mí están siempre tus muros. (Isaías 49:16).

Venezuela querida, no importa las vicisitudes que tu ojo físico puedas ver, pero el remanente verá el cambio con el ojo espiritual, porque todas las cosas son posibles para el que cree. Aunque los tiempos han cambiado, agárrate del que cambia los tiempos, El Todopoderoso, Jehová de los Ejércitos es Su nombre. Él “es quien cambia los tiempos y las edades; quita reyes y pone reyes; da sabiduría a los sabios, y conocimiento a los entendidos” (Daniel 2:21).

Que no se turbe tu corazón y confía en Él. “Por un breve momento te abandoné, pero con gran compasión te recogeré” (Isaías 54:7). Tal vez te has sentido esclava como los israelitas entre la espada y la pared, pero Dios con Su poder abrió camino donde no había camino y Su pueblo paso hacia el otro lado en victoria. Nunca más se dirá de ti: Abandonada, ni de tu tierra se dirá jamás: Desolada; sino que se te llamará: Mi deleite está en ella, y a tu tierra: Desposada; porque en ti se deleita el SEÑOR, y tu tierra será desposada” (Isaías 62:4).

“No se oirá hablar más de violencia en tu tierra, ni de desolación, ni de destrucción dentro de tus límites; sino que llamarás a tus murallas salvación y a tus puertas alabanza” (Isaías 60:18). “Entonces verán las naciones tu justicia, y todos los reyes tu gloria, y te llamarán con un nombre nuevo, que la boca del SEÑOR determinará” (Isaías 62:2).

Oremos: Padre Eterno, Dios Todopoderoso llenos están los cielos y la tierra de Tu gloria. Ante Tu presencia tiembla la tierra oh Dios. Hoy te pido por Venezuela y sus habitantes, te ruego que Tu Palabra profética se cumpla y llegue a cada rincón y que muchos sean salvos. Padre has florecer Tu Palabra como ríos de aguas vivas y cada persona pueda reconocer que Tu eres el Dios de lo imposible y que no hay nada difícil e imposible para Ti. Señor, sana, restaura y liberta a tu pueblo. Amén.

Si todavía no has confesado a Jesús como tu Salvador Espiritual, hoy es tu oportunidad. Te invito a que lo acepte hoy. Repite conmigo esta oración que cambiará tu vida, cuando la leas, recíbela y léela con el corazón: Señor Jesucristo, vengo a Ti, así como soy, un pecador, me arrepiento, perdona todos mis pecados, límpiame de toda maldad. Yo perdono a todos los que me han hecho daño, renuncio a Satanás, y a todas sus mentiras. Reconozco que eres el Hijo de Dios. Señor me entrego a Ti por completo, entra a mi corazón, te acepto como mi Señor y Salvador. Hazme la persona que tú quieres que yo sea, sana mi cuerpo, alma y espíritu. Cúbreme con Tu preciosa sangre y escribe mi nombre en el Libro de Vida. Lléname con tu Espíritu Santo. Gracias Señor por salvarme, gracias por ser una criatura nueva en Ti, en el nombre de Jesús. Amén.

Si decidiste convertirte en un cristiano en el día de hoy, bienvenido a la familia de Dios. Ahora, como una forma de crecer más acerca de Dios, métete en la Palabra, estúdiala y medita en ella. Comparte tu experiencia con otras personas de tu nueva fe en Cristo. Bautízate como lo ordenó Dios. Pasa tiempo con Dios cada día, simplemente desarrolla el hábito diario de orar y leer Su Palabra. Pídele a Él que incremente tu fe y te de comprensión de Su Palabra. Aplica la Palabra en tu diario vivir y encuentra una iglesia local en la que puedas adorar a Dios.

Cuando pases por las aguas, Yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti. Isaías 43:2 (RVR60)

Escrito por Bv. Flores
www.ministeriosdesanidad.org

Comentarios

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published.