VENDRÉ OTRA VEZ

El espíritu del miedo está asignado para atacar la paz, la tranquilidad, la visión y la fe de las personas, creando maquinaciones en la mente. Ante esta terrible pandemia mundial como seres humanos nos ha dado miedo, pero si tenemos a Cristo, el miedo se va. Jesucristo es nuestro consolador y nuestro pronto auxilio en la tribulación, Él es nuestro refugio en el cual nos refugiamos. No podemos andar con miedo porque tenemos la confianza de que Dios está y estará a nuestro lado. No podemos darle ventajas al temor ya que el miedo y el temor tienen el poder de abortar los Propósitos que tiene Dios para tu vida. El miedo interrumpe los sueños y la visión que Dios te ha dado para echar hacia adelante. El coronavirus es una señal de los últimos tiempos y debemos de estar preparados y no dejar que el miedo se apodere de nosotros. Estamos viviendo un acontecimiento que para muchos es nuevo, pero para nosotros los cristiano no es nada nuevo. Ya el Señor nos lo ha dicho en Mateo 24:7-9 que dice:

“Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. Y todo esto será principio de dolores”.
Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre” (Lucas 21:36).

La plaga actual tiene preocupado al mundo, todos los países del mundo están preparándose para tomar medidas y así preservar las vidas de sus habitantes. Hermanos, compañeros y amigos que me leen, estamos viviendo en tiempos finales y es necesario estar preparados, esta es una señal de los últimos tiempos y debemos de estar preparados.

Usted que está leyendo este corto mensaje, le invito a que medite en su vida ¿Cómo estás usted con el Señor? Si tú te encuentras apartado o simplemente no ha aceptado al Señor, este es el tiempo de venir a los pies de Cristo para la Salvación de tu alma. Cristo viene a buscar a Su pueblo y el que no esté listo se quedará.

Juan 14:1-4 Jesús vuelve a decirnos por medio de Su Palabra que:
No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en Mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, Yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a Mí Mismo, para que donde Yo estoy, vosotros también estéis”.
HE AQUI, VIENE CON LAS NUBES y todo ojo le verá, aun los que le traspasaron; y todas las tribus de la tierra harán lamentación por El; sí. Amén. Apocalipsis 1:7
Jesucristo nos promete que volverá otra vez a buscar a Su pueblo. ¿Estás preparado? Y tú ¿Cómo estás con Dios?

Si todavía no ha confesado a Jesús como tu Salvador espiritual, hoy es tu oportunidad. Te invito a que lo acepte hoy. Repite conmigo esta oración que cambiará tu vida.

Oremos: Señor Jesucristo, vengo a Ti así como soy, un pecador, me arrepiento, perdóname de todos mis pecados, límpiame de toda maldad. Yo perdono a todos los que me han hecho daño, renuncio a Satanás, y a todas sus mentiras. Reconozco que eres el Hijo de Dios y que moriste en la Cruz por mí. Señor me entrego a Ti por completo, entra a mi corazón, te acepto como mi Señor y Salvador. Te prometo ser tu siervo de hoy en adelante. Hazme la persona que tú quieres que yo sea, sana mi cuerpo, alma y espíritu, cúbreme con Tu preciosa sangre, escribe mi nombre en el Libro de Vida. Gracias, Señor por salvarme, gracias por hacerme una criatura nueva, en el nombre de Jesucristo. Amén.

www.ministeriosdesanidad.org

Comentarios

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published.