Son Destruidas Toda Imaginación

La primera arma que utilizó el apóstol Pablo, él la menciona en 2 Corintios 10:3-5 “Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo.”

Verdaderamente que si no estamos preparados espiritualmente y firmes en el Señor, Satanás puede hacer con uno lo que se le antoje. Su mejor estrategia es meter basuras en la mente. Cada día es una batalla, el que no tiene las armas para combatir esos ataques de tormentos; estaría derribado en el suelo. Eso es lo que el enemigo quisiera de todos nosotros. Su única táctica es matar robar y destruir.

En los últimos tiempos en los cuales estamos viviendo, el odio y la maldad se han aumentado. “y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará” (Mateo 24: 12). El mundo anda de aquí para allá, y de allá para acá sin conocer a Dios, mientras tanto, Satanás está zarandeando la mente a muchos. Cada día son muchos los que se han dejado contaminar con el juego mental de Satanás. La batalla de la mente son los pensamientos que utiliza el enemigo para quitar la paz.

El suicidio ésta en amento y la maldad del ser humano es cada día más alarmante. Cuánto extraño los momentos cuando viajaba y me divertía tanto en un aeropuerto. Cuando era una adolecente, unos de mis pasatiempos al momento de abordar un avión era ir bien temprano al aeropuerto y sentarme solamente para ver las gentes vestidas con  diferentes vestidos típicos de sus países. Ya no hay tiempo para contemplar esas añoranzas; El tiempo que tenemos es solo para revisar las maletas y pasar por muchos exámenes por causa de unas mentes perturbadas de maldad.

El mundo necesita de Cristo para ser transformados, el amor de Dios es tan grande que nos recibe con todos nuestros errores y pecados. Cuando damos el paso de fe, Dios nos promete que si andamos en Cristo seremos transformados. “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es: las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas” (2 Corintios 5:17). Una vez que le damos nuestras vidas al Señor Jesús, Él se encargará de darnos las armas necesarias para derribar fortalezas y reprender todo pensamiento cautivo. Todos estamos expuestos a tener malos pensamientos, pero también debemos saber cómo contrarrestar esos pensamientos sin que nos afecten, echándolos fuera en el mismo instante que se levantan en nuestras mentes.

La mente tiene la capacidad de crear fantasías, por no llevar cautivo los pensamientos a la obediencia a Cristo. Dios demanda de nosotros que nuestros pensamientos sean agradables y de buen gusto. Filipenses 4: 8 “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.” Como hijos de Dios, debemos renovar nuestras mentes cada día con Su palabra y así poder pararnos firmes en el nombre de Jesús.

Somos templo del Espíritu Santo, Él mora en Sus hijos, y el enemigo no tiene lugar para entrar en nuestras mentes. Si entra; Dios nos da las armas para derribarlo con Su palabra. “Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual, ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios. No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta” (Romanos 12:1-2).

Debemos renovar la mente cambiando la manera de pensar y aprender a pensar como Dios piensa. Estamos expuestos al poder de la oscuridad por esa razón debemos guardarnos y no darle lugar, ni terreno al enemigo para que entre a nuestras mentes en el nombre de Jesús. Si eres cristiano, tú tiene el poder y las armas para parar todos los dardos de maldad por medio de la palabra de Dios, la oración, el nombre de Cristo, el arrepentimiento y la sangre de Cristo.

Me he encontrado con muchas personas que luchan con problemas y toda clase de hábitos pecaminosos de la carne. Se encuentran en la esclavitud y en el tormento. Muchos anhelan buscar una salida y ser libres. Este problema solo se puede combatir con el arrepentimiento y la renovación de la mente. Es necesario cambiar la manera de pensar y actual para tener una intima relación con Dios. Que sus pensamientos estén alineados con los  de Dios, pues somos templos del Espíritu Santo.

Una vez que aceptamos al Señor, Su Espíritu mora en nuestros corazones. En el libro de Gálatas 5:6 Dios nos enseña a cómo pensar y a cómo andar para que nos vaya bien. “Esto lo digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. “Primero, debe entender lo que significa caminar en el Espíritu. Cuando caminamos en el Espíritu, nuestros pensamientos son agradables a Dios, estos  se alinean con la Palabra de Dios, son renovados, y agradables a Dios.

Sé que llegaran momentos donde los pensamientos negativos vendrán; pero está en nosotros como vamos a reaccionar para combatirlos. No permitas que los pensamientos negativos y el miedo tomen control de tu mente y de tu vida. Declárale la guerra al padre de mentira por medio de la Palabra de Dios y verás cómo sus mentiras huirán de ti. Renueva tu mente con la palabra de Dios y enfócate en Sus promesas; Dios te guiará a pensar con sabidurías, discernimiento e inteligencia.  Dale la oportunidad a Dios para que Él sea el centro de tu vida.

Comentarios

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published.