Perdónanos Señor

“Si se humillare Mi pueblo, sobre el cual Mi Nombre es invocado, y oraren, y buscaren Mi Rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces Yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra” (2 Crónicas 7:14).

En estos momentos, hagamos una pausa y reflexionemos qué estamos haciendo mal en nuestras vidas y humillémonos ante Dios de todo corazón. Que nuestro arrepentimiento sea verdadero y así dar testimonio de las grandezas de Dios. Haciéndolo, somos libres.

El llamado es para todos. Somos llamados a renunciar al pecado y a vivir una de vida de la Santidad a Dios nuestro Señor. ¡Basta ya! esforcémonos cada día por cambiar el corazón y renovar la mente a fin de parecernos más a nuestro Señor Jesucristo. Cuando perdonamos y nos arrepentimos, el Señor derramará de Sus bendiciones como lluvia fresca en nuestras vidas y nuestra ciudad.

Oremos:
Padre Eterno venimos ante Tu presencia con un corazón contrito y humillado, te pedimos que nos perdones. Ahora mismo, oramos ante Ti porque sabemos que Tú eres un Dios que escuchas nuestras peticiones. Oramos para que tengas misericordia de nosotros.
Buscamos Tu Rostro porque entendemos que sin Ti nada somos. Señor Abandonamos toda obra de maldad, límpianos y restauramos para que nuestro clamor llegue como olor fragante ante Tu Trono. Señor ten misericordia de nosotros, sananos, y sana mi ciudad. Te lo pedimos en el Nombre de Tu Hijo Amado Jesucristo. Amén.

Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento, Mateo 3:8 (RVR1960)

www.ministeriosdesanidad.org

Comentarios

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published.