No Te Detengas en la Carrera… Termínala Fuerte

¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis” (1 Corintios 9:24 (RVR1960).
En el versículo, el apóstol Pablo empleó una comparación atlética para enseñarnos acerca de cómo debemos correr la Carrera Cristiana.

El apóstol Pablo nos alienta y nos exhorta a no darnos por vencidos por más difícil que sea la Carrera, lo importante es terminarla bien y con fortaleza. Tenemos que ser bien sabio y saber cómo correr la carrera puesto que, no es lo fuerte que comienza, sino lo fuerte que finalizas. “No es cómo empiezas la carrera, sino cómo terminas”.

Oremos: Padre Eterno ayúdame a saber correr la Carrera, se Tú mi Entrenador por excelencia. Dame fuerzas para fortalecer mis músculos espirituales y así no quedar a mitad del camino. Señor, enséñame a perseverar en todo momento para llegar a recibir el Premio Supremo. Ayúdame a ser obediente, constante y desarrollar una disciplina en Ti, sé que, llevando estos pasos, llegaré a la meta triunfante. Ayudarme a correr la Carrera aun cuando los obstáculos se interponen en mi camino. Gracias Señor por darme las técnicas y estrategias para sobrepasar todo obstáculo. Gracias por  guardarme y librarme de todo mal. Gracias Señor por renovar mis fuerzas. Padre mío y Dios mío, fortaléceme por el poder de tu Espíritu Santo. Gracias por ser mi Entrenador y enseñarme a correr Tu Carrera. Amén.

www.ministeriosdesanidad.org

Comentarios

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published.