No Olvides Ningunos de los Beneficios de Dios

“Bendice, alma mía, a Jehová, y no olvides ninguno de Sus beneficios”. Salmos 103:2 (RVR1960)
                              ¿Cuáles son los beneficios de Dios a tu vida?

Los beneficios de Dios a mi vida sinceramente no lo puedo enumerar porque son muchos, el problema es que muchas veces se me olvidan. Es necesario reflexionar cada día en los beneficios que Dios ha hecho en nuestras vidas para que nunca se nos olviden. ¿Cómo Dios se siente cuando Él nos hace un bien o un favor y nos olvidamos de lo que Él hizo? Creo que se siente mal, pero Dios es tardo para la ira, y grande en misericordia. ¿Cuantos de nosotros en algún momento dado les hemos hecho un favor a una persona y esta se olvida de lo que les hicimos? ¿Cuál es nuestra reacción? Nuestra reacción es sentirnos triste, desconfiados o reaccionar con enojo. Lo primero que nos viene a la mente es “fuimos de grandes beneficios a esa persona y mira cómo nos paga”. No es lo mismo con Dios, Su amor es incomparable, Él perdona todas nuestras iniquidades y se olvida de ellas. En el Salmos 103:2, vemos que el Salmista tuvo que ordenarle a su alma para que no olvide nunca los beneficios que Dios hizo con él. En el Salmo, David no menciona la mente, porque tenemos la tendencia de olvidar rápidamente, mas bien, él le da una orden a su alma para retener los beneficios de Dios a su vida.

¿Cuáles son los beneficios de Dios a mi vida?
1. Nos ha salvado: Dios nos ha dado salvación y vida eterna, Él nos ha dado Su promesa desde antes del principio de los siglos. “Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquél que ve al Hijo, y cree en Él, tenga vida eterna; y Yo le resucitaré en el día postrero”. Juan 6:40 (RVR1960)

2. Nos ha librado de caída: “El que rescata del hoyo tu vida” (Salmos 103:4)

3. Nos ha sanado: Dios es nuestro Sanador, Él es el Doctor de doctores. Dios tiene el poder para sanar enfermedades y heridas del alma. Él es quien sana todas tus dolencias. Puedas que los médicos te den un reporte no alentador, pero es Dios quien da la última palabra cuando clama a Él con fe. Tócalo con fe y verás tu sanidad. 

4. Nos ha perdonado: Él es quien perdona todas tus iniquidades, el Señor no solo perdona maldades; también sana nuestras dolencias. Cuando le hemos fallado a Dios y buscamos Su presencia en arrepentimiento, Dios nos perdona, borra nuestros pecados y no se acuerda de ellos jamás.
5. Dios nos provee todas nuestras necesidades de acuerdo a Su Plan perfecto: No solamente Dios es nuestro Salvador, también Él nos libra de caída y nos levanta una vez más para seguir hacia adelante. También hemos recibido sanidad tanto física como sanidad del alma. Dios no quiere vernos enfermos y debiluchos.
6. Dios es nuestro Proveedor, Él es quien nos provee lo suficiente, Su provisión nunca escasean. Él que sacia de bien tu boca de modo que te rejuvenezcas como el águila. El anhelo de Dios es ver a Sus hijos en alto como las águilas.

Gracias Padre Eteno, Dios Todopoderoso por tus beneficios a mi vida. Ayúdame a recordarlo todos los días de mi vida.

Escrito por: Bv. Flores
www.ministeriodesanidad.org

Comentarios

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published.