Mujer Bienaventurada

Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? Proverbios 31:17, 18, 24, 26, 28

Ciñe de fuerza sus lomos, y esfuerza sus brazos. Hace telas, y vende, y da cintas al mercader. Abre su boca con sabiduría, y la ley de clemencia está en su lengua. Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; y su marido también la alaba:
Cuando leemos acerca de la mujer virtuosa podemos observar que el esfuerzo y dedicación que esta mujer hizo se centralizó en su hogar con su familia. Esta mujer no fue una super mujer, ni tampoco fue la mujer maravilla ni mucho menos la cabeza del hogar. No fue una mujer para que el mundo la vea por su fuerza para dominar.
La mujer virtuosa fue simplemente una mujer trabajadora que amó su hogar y sobre todo su familia, ella reconoció que solamente fue la ayuda idónea de su esposo. El éxito de esta mujer se debió a que lo que ella hizo lo realizó con diligencia y con un corazón alegre para seguir hacia adelante. Ella siempre estuvo alerta y parada en la peña para ver que van bien sus negocios. Ella utilizó los regalos que Dios le otorgó y lo puso en práctica para ayudar no solamente a su familia, como también, “alargó su mano al pobre, y extendió sus manos al menesteroso” (versículo 20)
Oración:
Padre Eterno te doy gracias por darme esta referencia acerca de la mujer virtuosa que se encuentra en Tu Palabra. Permíteme seguir su ejemplo y ponerlo en práctica en mi vida como también en mi hogar. Hoy quiero esforzarme con Tu sabiduría para ser mejor madre, mejor hija mejor esposa, mejor hermana y mejor vecina. Quiero esforzar mis brazos con mi familia y con los Planes que Tú tienes para mi vida. Amén.

Escrito por Buenaventura Flores
www.ministeriosdesanidad.org

Comentarios

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published.