Manto de Alegría

El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel; a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová, y el día de venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados; a ordenar que a los afligidos de Sion se les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya. Isaías 61:1-3 (RVR1960).

Aunque el panorama actual refleje controversia, falta de esperanza y desesperación no podemos desanimarnos con lo que la vista humana pueda observar. Una mujer y un hombre de fe nunca se dejan intimidar por las malas noticias. El papel del enemigo es buscar la manera de desanimar a los hijos de Dios. El desánimo causa desesperación y tristeza. Sabemos que en ocasiones nos afligimos, pero Dios nos brinda la esperanza para mantenernos firmes sin que nuestro espíritu se angustie. Un espíritu angustiado, es aquel que de cualquier cosa refleja desánimo. Hoy Dios viene a consolarte y a cubrirte con Su Manto de alegría.

Cuando andamos revestido del Manto de alegría, ninguna tristeza puede tomar lugar en nuestras vidas, porque el Manto de Dios es un Manto de alabanza continua. Cuando nos revestimos del Manto de Dios las tristezas no tiene parte en nuestras vidas. Cuando te viste con el Manto de Dios, no te sobrevendrá mal, ni plaga tocará tu morada. El Manto de Jesús nos sana, nos salva, nos protege y nos levanta. Dios quiere transformar nuestra vida; solamente debemos creer en Él, aceptar su voluntad y confiar plenamente en Él. Dios nos promete que “Con sus plumas nos cubrirá, y debajo de sus alas estaremos seguro. Cuando escogemos el Abrigo de Dios, encontramos refugio debajo de Sus alas.  

Donde está el Manto, está Dios, por tanto, el luto, el desánimo, y las tristezas se tienen que ir en el nombre de Jesús. Tal vez te sientes afligido o desanimado por situaciones que no esperaba de tal manera que no sientes deseo de continuar. Hoy el Señor viene a decirte por el poder de Su Palabra en Isaías 61 que, te vista de Su Manto, porque el que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente” (Salmos 91:1 (RVR1960).

El Manto de Dios no se compara con el abrigo que usamos cuando viene el invierno. La función que realiza el abrigo que usamos en el invierno solamente nos mantiene calientitos y evita que nos de frio, en cambio, la multiforme función que el Manto de Dios realiza es de protección en momentos difíciles, paz, salud, gozo, esperanza y salvación. Vistámonos con el Manto de Dios y así andar gozosos. La buena noticia es perseverar con gozo hasta la venida del Reino del Mesías. 

En gran manera me gozaré en Jehová, mi alma se alegrará en mi Dios; porque me vistió con vestiduras de salvación, me rodeó de manto de justicia, como a novio me atavió, y como a novia adornada con sus joyas. Porque como la tierra produce su renuevo, y como el huerto hace brotar su semilla, así Jehová el Señor hará brotar justicia y alabanza delante de todas las naciones. Isaías 61:10-11 (RVR1960)

Oremos: Padre Eterno, Dios Todopoderoso. Gracias por Tu Manto de alegría a mi vida. Ayúdame a vestirme con Tu Manto cada día para cantar alabanza a Tu nombre, en el nombre de Tu Hijo Jesús te lo pido. Amén.

www.ministeriosdesanidad.org

Comentarios

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published.