Jesús es Mi Resolución

Jehova de los ejercitos.jpgAl finalizar el Año Viejo la mayoría de los seres humanos tenemos la tendencia de reflexionar acerca de lo que nos aconteció a lo largo de todo ese período. Los pensamientos se ensanchan cuando nos ponemos a pensar en todas las cosas buenas y malas que nos sobrevino en el año. Algunos tuvieron muchas bendiciones en cambio para otros no ocurrió así. Cualquiera que sea tu situación sea buena o sea mala, debemos de aprender las enseñanzas que nos dejaron las cosas malas para que de esta forma podamos abrazar el Año que empieza de manera positiva.

¿Cuál es tu resolución?

Las resoluciones más populares para muchos es hacer una buena dieta y bajar de peso o alejarse del estrés y reír más. Estas resoluciones la mayoría de las veces tienen que ver con nuestros sueños, y nuestras metas. Cada uno de nosotros tenemos desde lo más profundo de nuestro ser un sueño que realizar, y el estrés se acelera cuando al finalizar el año no hemos podido lograr lo que nos habíamos propuesto.

Quizás en la resolución del año pasado estuvimos tan ocupados que no incluimos lo suficientemente a Dios en nuestra lista. Tal vez no oramos como debíamos orar, o quizás no era el tiempo para ver nuestros sueños realizarse. Yo no sé cuál es tu resolución para este Nuevo Año, pero una cosa si te voy a decir: debemos vivir agradecidos con Dios por permitirnos realizar una lista más para el Nuevo año 2015. Es cierto que te ha frustrado por no ver en este año tus metas realizarse, pero también es cierto que Dios te ha permitido un año más de vida y una nueva razón de continuar con más fuerzas. Recuerda que todo tiene su tiempo y debemos perseverar.

Hoy el Señor te exhorta a comenzar este Nuevo Año bajo Su dirección, permite que sea Él el Capitán que dirija tu barca, bajo Su dirección NUNCA andará perdido. ¿Cuál es tu resolución para este Nuevo Año? ¿Estás dispuesto a entregársela a Dios y dejar que sea Él quien la dirija? Si es así, vamos a orar porque yo también le He entregado mi lista. Cuando le entregues tu lista al Señor, confía en Él y Él hará. Pon tu fe en acción. “Por eso os digo que todas las cosas por las que oréis y pidáis, creed que ya las habéis recibido, y os serán concedidas” (Marcos 22:23-24).

Señor todas estas bendiciones solamente la puedo lograr bajo Tu dirección, hoy levanto mis manos hacia Ti oh Dios, porque Eres Digno de toda la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

  • Oremos:
    Levantaré mis ojos a los montes; ¿de dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene del SEÑOR,
    que hizo los cielos y la tierra. No permitirá que tu pie resbale; no se adormecerá el que te guarda.
    He aquí, no se adormecerá ni dormirá el que guarda a Israel. El SEÑOR es tu Guardador; el SEÑOR es tu Sombra a tu mano derecha. El sol no te herirá de día, ni la luna de noche. El SEÑOR te protegerá de todo mal. El guardará tu alma. El SEÑOR guardará tu salida y tu entrada desde ahora y para siempre” (Salmos 121).

Padre Celestial te amo y te adoro, sin Ti nada soy. Gracias por el sacrificio que hiciste por mí en la Cruz del Calvario. Señor en estos momentos vengo ante Ti con todos mis errores y con todos mis pecados. Hoy te pido que me perdones y me ayude a vivir una vida agradable a ti cada día. Te doy gracias por la oportunidad que me da de ver un nuevo amanecer cada día. Perdóname cuando en mi angustia e incredulidad me he desesperado y no he seguido Tu dirección. Perdóname Señor por hacer las cosas a mi manera y no a Tú manera, con mis fuerzas y no la Tuya. Señor el Año Viejo está a punto de finalizar y empieza un Nuevo Año, ayúdame a ser obediente al Plan Perfecto que Tú tiene para mí. Señor, guíame y guarda mi Corazón.

Ayúdame a entender que el Camino no siempre será color de rosa, ayúdame a vencer los momentos de adversidad con Tu gracia, Tu gozo y Tu paz. “Y sabemos que todas las cosas ayudan a bien, a los que aman a Dios, a los que conforme a Su propósito son llamados” (Romanos 8:28). Padre en esta hora te entrego mi lista de resolución para este Nuevo Año, reconozco que bajo mi propia dirección andaría sin rumbo y sin dirección. Jesús, Tú eres mi resolución, mi guía y mi ayuda, contigo veré mis metas realizar. Señor Tú eres el Capitán que dirige mi barca, guíame Tú. Hoy he decidido dejarme guiar por el Señor TODOPODEROSO, bajo Su dirección Él me conducirá a puertos seguros. He resuelto en este Nuevo Año 2015 echar mi agenda a un lado y buscar a Dios primero, porque si procedo así, Sus Promesa cobrarán vida en mi vida. “Mas buscad primeramente el Reino de Dios y Su Justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33 (RVR1960).

  • Recibo estas palabras proféticas para mi vida y la comparto contigo, recíbela tú también.

¡Empieza el Nuevo Año buscando el Rostro de Dios cada día! Deja atrás el viejo pasado y enfócate en tu Nuevo Capítulo en Cristo. Así como cuando viajas en un carro y te abrochas el cinturón, así quiere Dios que te abroches a Él como nunca antes en este Nuevo Año 2015. Caminarás por caminos que nunca imaginaste que andarías, porque decidiste dejarte guiar por Dios. No te enfoques en las cosas terrenales porque son pasajeras, por la mirada en las cosas Celestiales porque es ahí donde el Señor abrirá puertas para poseer lo que Él ya te ha prometido. Por cuanto ha obedecido a la palabra de Dios, “Te pondré como anillo de sellar; porque Yo te escogí dice Jehová de los Ejércitos” Porque te tomé de los confines de la tierra, y de tierras lejanas te llamé, y te dije: Mi siervo eres tú; te escogí, y no te deseché. No temas, porque Yo estoy contigo; no desmayes, porque Yo Soy Tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de Mi justicia. (Hageo 2:23/ Isaías 41:9-10). Recibe palabra de Dios y gózate en el Señor.

www.ministeriosdesanidad.org

Comentarios

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published.