JESUCRISTO ES LA ESCALERA QUE NOS CONECTA AL PADRE

JESUCRISTO ES LA ESCALERA QUE NOS CONECTA AL PADRE

Esaú el hermano de Jacob se indignó con Jacob a causa de la bendición que le había dado su padre Isaac. Y su aborrecimiento contra su hermano fue tan grande que llegó a amenazarlo. Su madre Rebeca atormentada le sugirió a Jacob que se fuese a Padán Aram, donde vivía Labán, que era hijo de Betuel el arameo y hermano de Rebeca, la madre de Jacob y de Esaú. Jacob vivió toda una vida en temor por lo que había pasado entre él y su hermano. (Leer Génesis 25:19-35:29).

En medio de su soledad, tribulación y lejos de su familia, Jacob “tuvo un sueño, en el que veía una escalera apoyada en la tierra, y cuyo extremo tocaba el cielo, y veía que los ángeles de Dios subían y bajaban por ella. En lo alto de la escalera, veía al Señor, que le decía:
«Yo Soy el Señor, el Dios de tu padre Abrahán y el Dios de Isaac. A ti y a tu descendencia les daré la tierra donde ahora estás acostado. Tu descendencia será como el polvo de la tierra, y te esparcirás hacia el occidente y el oriente, hacia el norte y el sur. En ti y en tu simiente serán bendecidas todas las familias de la tierra. Date cuenta de que Yo Estoy contigo. Yo te protegeré por dondequiera que vayas, y volveré a traerte a esta tierra. No te dejaré ni un momento, hasta que haya hecho lo que te he dicho.» Cuando Jacob despertó de su sueño, dijo: «Realmente el Señor está en este lugar, y yo no lo sabía» (Génesis 28:12-13).

Muchas veces en momentos difíciles, pensamos que Dios se ha olvidado de nosotros y nos ha dejado solos. Hoy el Señor viene a recordarnos que, “Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque Tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento. Cuando pases por las aguas, Yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti. Llamarás, y el Señor responderá; pedirás ayuda, y Él dirá: “¡Aquí Estoy!”

En medio de la desesperación, Dios le mostró a Jacob una escalera inmensa que llegaba desde la tierra al cielo. Jacob pudo percibir que ángeles subían y bajaban; porque era la gloria de Dios que le decía: Tú no estás solo, Yo Estoy contigo, no temas. La escalera también simboliza la mediación de Cristo entre Dios y los hombres. Porque, “Ciertamente les aseguro que ustedes verán abrirse el cielo, y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del Hombre.” Juan 1:51 (NVI)

Jesucristo es la Escalera que nos conecta al Padre; no tenemos ninguna manera de llegar al cielo sino por medio de Cristo. “Yo Soy el Camino, la Verdad y la Vida —le contestó Jesús—. Nadie llega al Padre sino por Mí” (Juan 14:6 (NVI).

Y soñó: y he aquí una escalera que estaba apoyada en tierra, y su extremo tocaba en el cielo; y he aquí ángeles de Dios que subían y descendían por ella. Y he aquí, Jehová estaba en lo alto de ella, el cual dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham tu padre, y el Dios de Isaac; la tierra en que estás acostado te la daré a ti y a tu descendencia. Génesis 28:12-13

Jesucristo es la Escalera que nos conecta al Padre, ¿Quieres escalarla?

Lecturas Bíblicas: Génesis 28:15/Levítico 26:12/ Josué 1:9/Salmos 16:8-11/ salmos 23:4/ Isaías 43:2/Isaías 58:9
Palabras de Dios
www.ministeriosdesanidad.org

Comentarios

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published.