Jehová Prueba Tu Corazón

Y dije: No me acordaré más de él, ni hablaré más en su nombre; no obstante, había en mi corazón como un fuego ardiente metido en mis huesos; traté de sufrirlo, y no pude. Porque oí la murmuración de muchos, temor de todas partes: Denunciad, denunciémosle. Todos mis amigos miraban si claudicaría. Quizá se engañará, decían, y prevaleceremos contra él, y tomaremos de él nuestra venganza.  Más Jehová está conmigo como poderoso gigante; por tanto, los que me persiguen tropezarán, y no prevalecerán; serán avergonzados en gran manera, porque no prosperarán; tendrán perpetua confusión que jamás será olvidada.  Oh Jehová de los ejércitos, que pruebas a los justos, que ves los pensamientos y el corazón, vea yo tu venganza de ellos; porque a ti he encomendado mi causa.  Cantad a Jehová, load a Jehová; porque ha librado el alma del pobre de mano de los malignos. Jeremías 20:9-13

¿Porque Dios nos prueba?

 

El Señor nos prueba porque nos ama. Cuando somos probados debemos de soportar las pruebas con fortaleza y con gozo. Todo hijo de Dios tiene que ser probado; porque la palabra dice que Jehová prueba al justo, Él probó a sus discípulos.  Jeremías predicaba la Palabra y lo que recibía eran azotes, llego un momento en que ya no quería continuar, pero había un fuego dentro de él que le quemaba por eso seguía. En su oración, reconoció que Jehová estuvo con él en todo tiempo.

 Cuando pasamos la prueba los que nos perseguían tropezaron, lo que era grande lo vemos insignificante, lo que nos causaba temor lo podemos vencer porque el poderoso gigante está con nosotros. Dios nos prueba porque Él escudriña nuestros corazones y pensamientos. Esa es la única manera que hace la diferencia en un hijo de Dios. Los discípulos fueron probados por Jesús muchas veces; eso era parte de sus enseñanzas. Era necesario que ellos aprendieran el poder de Dios atreves de la fe en el nombre del Padre.

 

Dios sabe lo que tú piensas sea bueno o sea malo y es ahí donde nos prueba para ver a quien vamos a buscar en medio de la tribulación. Es ahí en las prueba que se define tu lealtad con Dios. Dios nos prueba, nos aflige para ver qué hay en nuestros corazones. La prueba de Jeremías era tan pesada que ya no quería continuar por las calumnias en contra de él, aun sus amigos lo traicionaron; pero Jehová estuvo con él como poderoso gigante.

Jeremías siguió corriendo la carrera de la fe, no se paró. ¿Cuántos de nosotros en medio de la prueba hemos experimentado lo que experimentó Jeremías?   A todos nos ha pasado, pero está en nosotros qué vamos a hacer. Si nos vamos a parar o vamos a continuar. El corredor de campo y pista que no sigue la disciplina de su entrenador, fracasa al momento de la prueba  porque no obedeció y no acepto corrección.

 Las palabras de corrección del entrenador son para  bien. El atleta disciplinado que escucha consejos, se prepara y vence los obstáculos del entrenamiento dándole la victoria. La prueba nos hace desarrollar músculos espirituales, Jeremías pudo desarrollar músculos espirituales cuando se decidió en medio de las adversidades a confiar en Dios y creerle a Él. Jeremías pudo sentir que el Poderoso de Israel probó su corazón y fue encontrado aprobado en la Carrera. Hebreos 12:6 dice que «el Señor al que ama, disciplina». Estas palabras son como una palmada en los hombros cuando estamos pasando por pruebas.

Cuando Dios nos prueba, no es porque no nos ama; es porque algo grande viene para nuestras vidas y quiere estar seguro que estemos preparados en las áreas que debes ser arreglada. Dios estuvo trabajando con el corazón de Jeremías a tal forma que lo probó para ver qué había. ¿Sabes porque Dios encontró su corazón justo? Porque Jeremías continuó creyéndole a Dios en medio de las pruebas, él siguió valiente hasta el final.

 Mi empeño en esta carrera es agradar a Dios, que cuando Él escudriñe mi corazón lo encuentre justo. Es mi empeño cada día. A Dios le interesa saber ¿Qué hay atesorado en mi corazón? ¿Qué están hablando mis labios?  ¿Qué está gobernando mi mente? Esta es una lucha que debemos continuar para poder vencer y alejarnos del pecado. Cristo es la fuente de vida que nos ayuda a correr por el buen camino; Él es nuestro fuerte refugio en tiempo de la tribulación porque  “todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Fil. 4: 13).

Cuando te encuentras en medio de una prueba, debes aprender que Dios quiere saber qué hay en tu corazón y desea que tú lo sepas también para que puedas cambiar esas áreas que deben ser arregladas. No te enfoques en la prueba sino en la ganancia de pasarla. Los que pasan las pruebas son los que tienen su mirada en la meta, y en el galardón de haberla pasado. Es en las pruebas donde Dios sabe quien lo ama y quien lo adora en medio de las adversidades.  Alaba a Dios en esos momentos donde no sientas alabarlo, dile a tu alma: Alma mía alaba a Jehová y veras lo que pasará.

El corazón juega un papel muy importante en nuestras vidas especialmente al momento de las pruebas, es por eso que debemos pedirle a Dios siempre que guarde nuestros corazones. Porque de él saldrá lo bueno y lo malo, y esto determina nuestro destino. Lo que hay en nuestro corazón será manifiesto por nuestros actos y palabras. “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida” (Proverbios 4:23).

 Cuidemos nuestros corazones porque de él mana la vida, porque de él brotan los manantiales de la vida. El corazón es la fuente de la vida; la vida se hace manifiesta de lo que hay en el corazón. Jesús nos dice que del corazón salen los malos pensamientos y los homicidios,  también nos dice que de la abundancia del corazón habla la boca. “Lo que sale de la persona es lo que la contamina. Porque de adentro, del corazón humano, salen los malos pensamientos, la inmoralidad sexual, los robos, lo homicidios, los adulterios, la avaricia, la maldad, el engaño, el libertinaje, la envidia, la calumnia, la arrogancia y la necedad. Todos estos males vienen de adentro y contaminan a la persona.” Mr 7: 20-23

El corazón es entonces quien domina nuestra mente y nuestra voluntad. Por esto es de tan importancia cuidar nuestro corazón. El corazón es  el centro de las emociones, la sede misma del ser; el alma, el espíritu, la mente. Sede principal de las emociones y los sentimientos, así como la habitación de sus esperanzas y temores. Santiago 1: 2, 3 “Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia.”

Hermanos, Dios es más que suficiente para darnos gozo en medio de las tormentas. Él le dio gozo a Pablo y a Silas cuando estaban en la cárcel (Hechos 16:16-40). Este gozo no es el gozo del mundo; es el gozo del Señor que aunque andes en pruebas nadie te lo puede robar. El gozo del Señor mantiene la confianza, que Dios está al control de tu circunstancia. Si eres hija (o) de Dios y te encuentras en diferentes pruebas, ten la seguridad que Dios el poderoso en batalla, estará ahí contigo. Si Él está contigo ¿Quién contra ti?

 

Oración

Señor en el nombre de Jesús te damos las gracias por tu amor y misericordia. Gracias por tu disciplina porque de ellas aprendemos. Enséñanos a caminar como Tú quiere que caminemos. Perdona nuestras ofensas y enséñanos a perdonar. Gracias por las pruebas, porque atreves de ellas aprendemos y mejoramos las áreas de nuestras vidas que deben ser sanadas, que en nuestros corazones reine tu amor en el nombre de Jesús. Amén.

Ser salvo es un prerrequisito de descubrir el trabajo que Dios te ha dado para tu vida. Aceptar a Jesús como tu Salvador espiritual significa las puertas abiertas para tu destino. Sin la guía de Él, no podrás llegar a la meta final. Cuando tú acepta a Jesús como tu salvador personal, y comienza a buscarlo en espíritu y en verdad con todo tu corazón diariamente; Él empezará a revelar su propósito para tu vida.
Oración de Salvación

No pierda las promesas que Dios tiene para ti hoy, te invito a que busque a Jesús. Repite conmigo: Padre celestial, reconozco que soy pecador(a). Me arrepiento de mis pecados. Creo que Jesucristo murió por mis pecados, que resucitó al tercer día y vive para siempre. Le abro la puerta de mi corazón y de mi vida, y recibo al Señor Jesús como mi Salvador. Deseo que Él sea el Señor de mi vida. Gracias por salvarme. En el nombre de Jesús, amén. “Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en donde quiera que fueres” (Josué 1:9).

Bendiciones

Comentarios

Comentarios

3 thoughts on “Jehová Prueba Tu Corazón

  • July 14, 2010 at 11:17 pm
    Permalink

    Ha sido de gran bendicion esta pagina porque a travez de ella he podido sentir paz en los momento en que he nesecitado una palabra de parte de Dios, he sentido su presencia y su amor,travez de cada palabra puedo ver la gloria de Dios porque el nos habla en el momento que mas lo necesitamos gracias por tu bonda hacia nosotros por estar siempre a nuestro lado gracias por tu amor te amooo mi Dios gracias jesus por tu amor te amoo

    Reply
  • October 22, 2010 at 5:34 am
    Permalink

    buenos dias!!

    Agradezco mucho a Dios por esta pagina porque ha sido de bendicion a mi vida en momentos de prueba. He aprendido que en medio de las pruebas y dificultades podemos tener gozo.

    el señor les siga bendiciendo y usando para dar tan atinada palabra

    Reply
  • December 8, 2010 at 11:08 am
    Permalink

    me aservido de mucho esto texto pues necesito fe tengo una prueba fuerte con algo que no entiendo una mala influencia que me angustia ayuda en oracion para completar en la mama de mi esposo que trabaja ocultismo quier destruir mi familia ayuda

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.