Heme Aquí Señor

El novio se encontraba feliz y muy nervioso esperando la entrada de su novia en el altar. De pronto sonó la música nupcial anunciando la entrada de la novia. Vestida de blanco, ella caminaba nerviosa y emocionada acompañada del brazo de su padre. Las familias y los convidados a la boda miraban felices a la novia caminando su entrada triunfal. ¡Qué momento tan importante para toda mujer! ¡Qué momento tan hermoso para una mujer empezar a planificar su boda con el hombre que ama!

Conozco a una gran mujer que estaba planificando su boda, pero algo ocurrió en su vida, ella tuvo que postergar su boda por obediencia a Dios. Les estoy hablando de María, la Madre de Nuestro Señor Jesucristo. Cuando el ángel del Señor le llevó la noticia y le anunció acerca del Plan que Dios tenía para ella, María no reusó al llamado de Dios, ni tampoco le reclamó a Dios los planes de casarse y de las demás cosas que ella tenía en su agenda, solo le dijo: “He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a Tu Palabra”.

El evangelio de Lucas nos narra con detalles ese Gran Acontecimiento Celestial:
“Al sexto mes el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un varón que se llamaba José, de la casa de David; y el nombre de la virgen era María. Y entrando el ángel en donde ella estaba, dijo: ¡Salve, muy favorecida! El Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres. Mas ella, cuando le vio, se turbó por sus palabras, y pensaba qué salutación sería esta. Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios. Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un Hijo, y llamarás su nombre JESÚS. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el Trono de David su padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y Su Reino no tendrá fin. Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo será esto? pues no conozco varón. Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con Su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios. Y he aquí tu parienta Elizabet, ella también ha concebido hijo en su vejez; y este es el sexto mes para ella, la que llamaban estéril; porque nada hay imposible para Dios. Entonces María dijo: He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra. Y el ángel se fue de su presencia” (Lucas 1:26-38 (RVR1960).

Debemos de pensar en el lugar y las consecuencias que esta decisión le podía causar, ella aceptó cargar en su vientre al Hijo de Dios. Ella no pensó postergar su boda con José, ni tampoco en las consecuencias del qué dirán. Durante este Gran Acontecimiento Celestial, Dios nunca dejó a María desamparada, Él buscó salida donde no había salida. Dios utilizó Su Plan Perfecto para que no existiera ninguna duda con José. Aun en sueños, Dios le hablaba a José para que apoyara a María acerca de Su Plan. El Señor nuestro Dios planificó el Nacimiento de Su Hijo Jesús en la tierra.

“El nacimiento de Jesús, el Cristo, fue así: Su Madre, María, estaba comprometida para casarse con José, pero antes de unirse a él, resultó que estaba encinta por obra del Espíritu Santo. Como José, su esposo, era un hombre justo y no quería exponerla a vergüenza pública, resolvió divorciarse de ella en secreto. Pero cuando él estaba considerando hacerlo, se le apareció en sueños un ángel del Señor y le dijo: «José, hijo de David, no temas recibir a María por esposa, porque ella ha concebido por obra del Espíritu Santo. Dará a luz un Hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque Él salvará a Su pueblo de sus pecados.» Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor había dicho por medio del profeta: «La virgen concebirá y dará a luz un Hijo, y lo llamarán Emanuel» (que significa «Dios con nosotros»). Cuando José se despertó, hizo lo que el ángel del Señor le había mandado y recibió a María por esposa” (Mateo 1:18-24 (RVR1960).

María y José fueron sumisos y obedientes, ellos renunciaron a sus agendas y la pospusieron para otra ocasión. Ellos decidieron someterse y aceptar El Divino Plan de Dios. Ellos se sometieron a la Encomienda Celestial y decidieron elegir el Regalo Más Grande del universo: Ser PADRES DEL NIÑO JESÚS EN LA TIERRA. ¡ALELUYA! ¡GLORIA A DIOS EN LAS ALTURA!

Dios es un Dios de orden cuando Él da la Palabra Él la ejecuta. Dios llama a personas ordinarias como tú y como yo para ejecutar el Plan que Él tiene preparado para cada uno de nosotros. José y María, fueron dos personas ordinarias que vivían en un lugar ordinario, y tenían vidas ordinarias. Cuando Dios llama a personas ordinarias, para ejecutar Su Plan Divino, Él por Su misericordia los coloca en posiciones extraordinarias. ¿Estás dispuesto a obedecer al llamado de Dios?

www.ministeriosdesanidad.org

Comentarios

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published.