El Amor De Dios

Jesús habló muchas veces sobre la importancia de cuidar nuestro corazón; de protegerlo de toda clase de maldad.

El amor de Dios se conduele de los demás y ese mismo amor lo deposita Dios a Sus hijos. El amor de Dios es la base de todo. Cuando la pastora Mirna y el Pastor Mario nos comentaron acerca de la gravedad del hermano Benito, rápidamente en la atmósfera espiritual se levantó un pueblo para interceder en oración y ayuno por este hombre de Dios. Les damos las gracias a Dios y nos gozamos de su recuperación. Ese gesto de amor fraternal solo se logra cuando tenemos el amor de Dios en nuestros corazones.

Un corazón de amor es un corazón agradable a Dios. Es tener un corazón compasivo y misericordioso. Dios nos manda a tened entre vosotros ferviente amor; porque el amor cubrirá multitud de pecados. 1 Pedro 4:8
Aquí nos está diciendo que todos debemos tener ferviente amor; porque el amor cubrirá multitud de pecados, y esto es lo que el ser humano no ha querido entender, que Dios lo brinda todo. Y que solo en Él está el verdadero amor, porque la palabra es clara y es más cortante que una espada de doble filo. Pero las personas han ignorado tanto este llamado a que amemos a los demás, y como dice en les Escrituras, que debemos amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos, y este fue uno de los mandamientos que Dios nos dejó para que cumplamos con Él, y que, así como nosotros nos amamos también amemos a nuestro prójimo.

Pero el ser humano está andando en caminos de perdición cometiendo todo tipo de atrocidades, sin importar el daño que le puedan ocasionar a los demás. Pero algo claro que debemos de tener, es que, si nos arrepentimos de corazón Dios nos perdona, y es aquí donde la Biblia se refiere a que el amor cubrirá multitud de pecados.

~En una ocasión Jesús se encontraba con sus discípulos y llegaron los escribas, los fariseos y sacerdotes para tentarle haciéndole una pregunta maliciosa y le dijeron: Señor di nos
1. ¿Cuál es el primer mandamiento? Respondiendo Jesús les dijo: Amarás a Jehová tu Dios con toda alma, con toda tu mente, con todo tu corazón y con toda tu fuerza. Marcos 12:20-30
~Quienes amamos a Dios no vemos esto como una carga, sino como una delicia. En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios, cuando amamos a Dios, y guardamos sus mandamientos” (1 Juan 5:2, 3).

2. El segundo es Amará a tu prójimo como a ti mismo. Ahí se cumple todas las escrituras. Quien le pregunto dijo: “bien ha dicho”, Y el Señor le dijo has tú lo mismo.
~Me pregunto: ¿Quién es mi prójimo? Mi prójimo puede ser todo lo que me rodea: familiares, amigos, hermanos, vecinos, igualmente cada uno de ustedes.
Y así nos enseña la palabra de Dios, que debemos de amar a nuestro prójimo como así mismo. El que no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor. Como hijos de Dios, el amor de Dios es para cada uno de nosotros sin distinción de personas. Dice la palabra de Dios en Hechos 10:34 que Dios no hace acepción de personas,

Así como Dios nos ama, debemos amarnos los unos a los otros. También debemos amar a nuestros enemigos. Jesús oraba al Padre por nosotros y aun por sus enemigos. Mostrando Su amor en la Cruz del Calvario cuando dijo: Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen.
Si no perdonamos a aquellos que nos han ofendido, mucho menos nuestro padre nos perdonará.

La palabra de Dios nos dice en Efesios 4:32 “Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo”.
“Pero acerca del amor fraternal no tenéis necesidad de que os escriba, porque vosotros mismos habéis aprendido de Dios que os améis unos a otros” (1 Tesalonicenses 4:9).

Palabra de Dios
www.ministeriosdesanidad.org

Comentarios

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published.