Dios nos Enseña en las Obras y en la Oración

Dios nos enseña 3 cosas que debemos aprender y nos la enumera con números creados a Su perfección. El número 3 es citado como el “número divino” debido a que, representa la Divinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Cada vez que se menciona el número 3 tiene que ver con una enseñanza que el Maestro Jesús de Nazaret quiere darnos a nosotros hoy. También, el número 3 está completamente conectado con la Resurrección de nuestro Señor Jesucristo. “Porque como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches” (Mateo 12:40 (RVR1960).

El Numero 7 es el número de la perfección y el anhelo de Dios es perfeccionarnos cada día en las obras que hacemos y en la oración.

3 Cosas importantes en las obras y 7 cosas oración

1. Guardaos de hacer vuestra justicia delante de los hombres, para ser vistos de ellos; de otra manera no tendréis recompensa de vuestro Padre que está en los cielos.

2. Cuando, pues, des limosna, no hagas tocar trompeta delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser alabados por los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa.
3. Mas cuando tú des limosna, no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha, para que sea tu limosna en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

En la oración
1. Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público. Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos.

2. No os hagáis, pues, semejantes a ellos; porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis.

3. Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre.

4. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.

5. El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.

6. Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.

7. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén.

Oremos: Padre mío y Dios mío. Gracias por tus enseñanzas. Ayúdanos a que podamos aprenderla, internalizarlas y ponerlas en práctica cada día. Alfarero de mi vida, moldéame y ayúdame a cumplir Tus Estatutos y así agradarte cada día. Amén 

Lecturas Bíblicas: Mateo 6:1-13 Reina-Valera 1960 (RVR1960)
Palabra de Dios
www.ministeriosdesanidad.org

Comentarios

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published.