Dios de Misericordia Consolación y Salvación

En aquel día dirás: Cantaré a ti, oh Jehová; pues aunque te enojaste contra mí, tu indignación se apartó, y me has consolado. He aquí Dios es salvación mía; me aseguraré y no temeré; porque mi fortaleza y mi canción es JAH Jehová, quien ha sido salvación para mí. Sacaréis con gozo aguas de las fuentes de la salvación. Y diréis en aquel día: Cantad a Jehová, aclamad Su nombre, haced célebres en los pueblos Sus obras, recordad que Su nombre es engrandecido. Cantad salmos a Jehová, porque ha hecho cosas magníficas; sea sabido esto por toda la tierra. Regocíjate y canta, oh moradora de Sion; porque grande es en medio de ti el Santo de Israel. Isaías 12:1-6 (RVR1960)

Tenemos motivos para vivir agradecidos de la misericordia de Dios en nuestras vidas, aun cuando le fallamos, Él continúa entendiendo Su misericordia. Dios no nos ha tratado según nuestros pecados, ni nos ha pagado conforme a nuestras iniquidades, sino según Su gran misericordia. Isaías nos brinda un grito de júbilo y liberación cuando Dios dice: “aunque te enojaste contra mí, tu indignación se apartó, y me has consolado”. ¡Aleluya! ¡Gracias Señor!

¡Bendito sea tu Nombre por los siglos de los siglos! Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios” (2 Corintios 1:3-4 (RVR1960).

Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar. Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos. Isaías 55:7-9 (RVR1960).

Levántate, resplandece; porque ha venido tu luz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti. Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad las naciones; mas sobre ti amanecerá Jehová, y sobre ti será vista Su gloria. Isaías 60 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Este es el tiempo de avanzar y de no mirar atrás, no te enfoques en las circunstancias o en los problemas. Enfócate solamente en Jesús, Él es quien te acompañará en cada paso que dé. No tengas miedo, pon a Cristo en todos tus planes y verás a Él obrando y llevándote a lugares bien altos. Confía en Dios y en Su poder y verás Su gloria obrando sobre ti.

Oremos: Gracias Padre Eterno, tu Nombre es engrandecido. Gracias por Tu misericordia extendida hacia mí, ¿la merezco? No, pero Tu misericordia es grande.  Gracias por levantarme, gracias por consolarme y restaurarme. Señor, me aseguraré y no temeré; porque mi fortaleza y mi canción eres Tú. Gracias por tus beneficios Señor. Tú eres el Dios de Misericordia Consolación y Salvación, alabado sea Tu Nombre por los siglos de los siglos. Amén.

Escrito por: Bv. Flores
www.ministeriosdesanidad.org

Comentarios

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published.