Dar Gracias a Dios

LC Sal Fuera Nancy AmancioB. Flores

           Padre Celestial te doy las gracias por el plan perfecto que Tú por tu misericordia tiene a mi vida. Te doy las gracias por los momentos felices como también los momentos tristes.
Gracias por la oportunidad que Tú me brinda y el privilegio de ver un nuevo amanecer resplandeciente de Tu Luz. Hoy siento tu presencia como nunca antes porque he visto Tu Manos obrando en cosas que solo las había pensado pero ya Tú las conocías.

          Señor Jesús, hoy puedo decirte que Tú y solamente Tú estás al control de las puertas que has abierto a mi vida. Ahora sé que cuando Tú cierra una puerta es porque tiene abierta otra puerta más grande de bendiciones. Gracias por la divina reunión en mi bello país y por la ordenación. Gracias por los grandes profetas, evangelista, misioneros y pastores guerreras y guerreros de Dios que me ministraron con ciencia, discernimientos, palabras proféticas y revelación a cosas que solo tú Señor lo sabía. Gracias por la revelación de los planes que Tú tienes para mí.

Porque Yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza” Jeremías 29:11

        Gracias por revelarme hasta las tramas de mis enemigos y sus hipocresías. Si, te doy gracias por los problemas y sufrimientos que me ha tocado afrontar y padecer, con todo no he dejado de adorarte y orar por los que me aman y los que no me aman.

        Padre gracias que hasta en los momentos difíciles me resultan buenos porque tengo la convicción de que Tú siempre pelea por mí. No tengo porqué temen cuando mis enemigos, los que se disfrazan de ovejas pero son lobos rapaces me hacen la guerra. “Sabemos que todas las cosas ayudan a bien, a los que aman a Dios, a los que conforme a Su propósito son llamados” Romanos 8:28

       Es hermoso sentirnos seguros de que los hijos de Dios no estamos solos. Hay ángeles que aguardan cada paso, librándonos a no caer. Dios tiene cuidado de nosotros. Es cierto que la guerra es con los hijos de Dios como también es cierto que no estamos luchando contra carnes. El enemigo usa personas para hacer la guerra.

       Pastores, evangelistas, profetas y líderes, si son siervos llamados por Dios y Él los ha ordenado para Su servicio, no teman cuando se levantan calumnias contra ustedes, pues grande bendición llegará. Estad siempre gozosos. Orad sin cesar. Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús. 1 Tesalonicenses 5:16-18

       Escúchame bien y recuerdas: “Cuando salieres a la guerra contra tus enemigos, y vieres caballos y carros, y un pueblo más grande que tú, no tengas temor de ellos, porque Jehová tu Dios es contigo, el cual te sacó de tierra de Egipto” (Deuteronomio 20:1).

      Cuando leemos las escrituras nos vamos a encontrar con siervos de Dios que también fueron calumniados, mal interpretados y juzgado cruelmente. Nehemías y José son ejemplos sin mencionar casi todos los hijos de Dios. Hermanos, si ha habido personas en tu vida pasada y presente que te han calumniado, mal interpretado y rechazado injustamente, no temas porque al que tú le sirve es más grande y te defiende.

      “Mas Jehová está conmigo como poderoso gigante; por tanto, los que me persiguen tropezarán, y no prevalecerán; serán avergonzados en gran manera, porque no prosperarán; tendrán perpetua confusión que jamás será olvidada.  Oh Jehová de los ejércitos, que pruebas a los justos, que ves los pensamientos y el corazón, vea yo tu venganza de ellos; porque a ti he encomendado mi causa. Cantad a Jehová, load a Jehová; porque ha librado el alma del pobre de mano de los malignos. Jeremías 20:11-13

      Y tú, hijo de hombre, no les temas, ni tengas miedo de sus palabras, aunque te hayas entre zarzas y espinos, y moras con escorpiones; no tengas miedo de sus palabras, ni temas delante de ellos, porque son casa rebelde. Ezequiel 2:6

     En ti confían los que conocen tu nombre, porque Tú, Señor, jamás abandonas a los que te buscan. Salmo 9: 7-10

     No estamos solos, el Señor nos da la autoridad para taparles las bocas a los leones y Ninguna arma forjada contra ti, prosperará; y tú condenarás toda lengua que se levante contra ti en juicio. Ésta es la herencia de los siervos de Jehová, y su justicia viene de mí, dice Jehová. Isaías 54:17

     “Pero gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.”- 1 Corintios 15:57

      La batalla es constante por tanto, Dad gracias a Dios por todo.

      Padre Celestial te doy las gracias por tu amor y misericordia. Gracias Señor por el favor que me has dado y las puertas que se han abierto. Gracias por la oportunidad de estudios y trabajo. También te doy las gracias por hacerme ver las tramas de mis enemigos, aquellos que conspiran contra mí. Gracias por la paz que Tú siempre me da. Señor, qué más puedo decir, no hay palabras que describan mi agradecimiento hacia ti. Una cosa he aprendido y eso haré: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos y llover sobre justos e injustos. Mateo 5:44-45
Escrito el 14 de julio 2014

Comentarios

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published.