Clama A Jesús Por Fe

La Palabra del Dios vino a Jonás hijo de Amitay: “Anda, ve a la gran ciudad de Nínive y proclama contra ella que su maldad ha llegado hasta mi presencia. Jonás se fue, pero en dirección a Tarsis, para huir del Señor. Pero el Señor lanzó sobre el mar un fuerte viento, y se desencadenó una tormenta tan violenta que el barco amenazaba con hacerse pedazo.  Jonás 1:2-4, 15  Así que tomaron a Jonás y lo lanzaron al agua, y la furia del mar se aplacó.”

Jesús Calma La Tormenta.
Ese día al anochecer, Jesús les dijo a sus discípulos: Crucemos al otro lado.  Dejando a la multitud y se fueron con él en la barca donde estaba. También lo acompañaban otras barcas.  Se desató entonces una fuerte tormenta, y las olas azotaban la barca, tanto que ya comenzaban a inundarse.

Jesús, mientras tanto, estaba en la popa, durmiendo sobre un cabezal, así que los discípulos lo despertaron. Maestro! – Gritaron- , no te importa que nos ahoguemos?  Él se levantó, reprendió al viento y ordenó al mar: -! Silencio! Cálmate! El viento se calmó y todo quedó completamente tranquilo. (Marcos 4:35-41)

El Señor en muchas situaciones de nuestras vidas va a utilizar una tormenta para enseñarnos una lección.  Está de nuestra parte si vamos aprender en medio de la tormenta o nos vamos a quedar parados con miedo sin hacer nada.  Siempre hay una enseñanza en medio de la tormenta, nadie quiere pasar por esa enseñanza.

Dice la palabra en Hechos 14:22 Pablo fortalecía a los discípulos y animándolos a perseverar en la fe diciéndoles “Es necesario pasar por muchas dificultades para entrar en el reino de Dios.” Cuando Dios les da una encomienda a sus hijos, no hay razón para meditar, si Él dice ve, tenemos que ir.

El problema en muchos de nosotros es que pensamos y caminamos hasta huir y no acudir a ese llamado.  Jehová le dijo a Jonás ve a Nínive y predícale a sus habitantes pero él decidió huir al llamado que Dios le había encomendado.

Hay tres preguntas importantes que se pueden aplicar a nuestras vidas: ¿Por qué Jonás se negó? ¿Cuál fue el motivo de su negación? ¿Qué cargaba Jonás en su mente? Jonás era un hombre colérico, enojadizo, muy patriota por su pueblo Israel, violento y de mentalidad estrecha, temeroso de Dios, pero su desobediencia reveló inconsistencias en la aplicación de su fe. Jonás estaba consumido en su pasado por razones políticas contra los ninivitas.

Años atrás, los ninivitas habían ocasionado desolación al pueblo de Israel y Jonás cargaba con esa amargura en su corazón, esas raíces de amarguras obstaculizaba el crecimiento espiritual de Jonás.  Dios sabía su condición, Él pudo haber escogido otra ciudad, pero era necesario que Jonás sea libertado y restaurado de esas raíces de amarguras del pasado en Nínive. Los ninivitas tenían que ver con el problema de Jonás, él vivía en el pasado; por esa razón no avanzaba en el presente.

Jonás cargaba con mucho peso. Ese peso le impedía correr la carrera de la fe.  Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia lacarrera que tenemos por delante,puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios. HEBREOS 12:1-2

Dios por otra parte sabía la condición de Jonás y quería darle una enseñanza de fe. Dios le dijo: vete a Nínive. Cuando Dios manda a sus hijos a una misión, nunca lo dejará huérfano, más bien lo llena de favor y gracia.  Dios le tenía a Jonás todo preparado, le tenía su maletalista, le tenía palabras que decir, Dios hasta el pasajele compró.

 Dice la palabra que Jonás se compró su propio pasaje por el peso que cargaba.  Muchas veces por desobediencia pagamos nuestro propio pasaje. Dios tuvo que ordenar una tormenta para enseñarle a Jonás el otro lado de fe en ÉL. Jonás tuvo que pagar su pasaje en las profundidades del gran pez; él se humilló y pidió ayuda a Jehová desde las profundidades para poder ir al otro lado de fe y atender al llamado de Dios.

 Dice la palabra en Salmos 51:17 “Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; Al corazón contrito y humillado no despreciará tú oh Dios.”  Jonás se humilló y pidió ayuda a Jehová. El Señor por su misericordia le dio una Segunda oportunidad a Jonás.  Dios es un Dios de una Segunda oportunidad.  Cada vez que Dios manda un viento recio, una tormenta a nuestras vidas, es porque nos quiere enseñar algo, y con esa experiencia, nos acercamos a Él.

 En Marcos (4:35-41) Jesús les dijo a sus discípulos: Crucemos al otro lado. Antes que Jesús partiera con su Padre, Él quería asegurarse de la fe de sus discípulos, Él quería ver cómo andaba la fe de ellos para el llamado a la Gran Comisión.  Esta prueba era necesaria para que los discípulos pudieran creer en el poder supremo del Hijo de Dios.

El Maestro, por esa razón los invitó a ir Al Otro Lado.  Esta enseñanza les ocasionó a los discípulos un tremendo susto.  Jesús tenía todo planeado para la gran prueba de fe.  Él siempre estuvo con ellos en la prueba aún cuando ellos pensaron lo contrario.

Dice la palabra en el verso 37 que se levantó una gran tormenta de viento y todos los discípulos estaban asustados mientras tanto Jesús estaba durmiendo; En la historia de Jonás, los marineros también estaban asustados con la tormenta, mientras que Jonás dormía. Jonás es un tipo de Cristo, él representa la muerte y resurrección de Cristo por haber estado tres días y tres noches en las profundidades del gran pez.

Mientras tanto los discípulos por otro lado estaban entre la vida y la muerte, no sabían qué hacer, mas asustado aún cuando vieron al Maestro durmiendo.  Jesús nunca los dejó desatendidos; Él sabía lo que hacía, Él siempre estuvo al control del barco.

 Dice la palabra que Él estaba en la popa, durmiendo sobre un cabezal.  El termino popa se define como la parte posterior de una embarcación. En los coches de caballos, significa un asiento en que se va de frente. Jesús siempre estuvo al control del barco, su cuerpo físico estaba dormido; pero su espíritu controlaba el barco.

Cuando pienses que tu barco se hunde, Él siempre estará a tu lado.  En medio de la tormenta, Jesús quiere que clame a Él.  Los discípulos clamaron a Él. Jonás clamó a Él. “Clama a mí y yo te responderé y te enseñaré grande cosas ocultas que tú no conoces.” Jeremías 33:3.

 La enseñanza de Jesús para todos sus discípulos era subir al otro lado de fe, aunque ellos no aplicaron su autoridad en el momento de la prueba, eso no quiere decir que ellos no pasaron la prueba, más bien ellos aprendieron de la prueba y la aplicaron luego. Jesús les enseñó a los discípulos a utilizar en su nombre, su autoridad en  el momento de las tormentas.

Los discípulos más tarde pasaron la prueba: sanando, salvando, y libertando a muchos en el nombre de Jesús.  Por su fe, movieron montañas, por su fe caminó Pedro, por fe Abraham le creyó a Dios, por fe Sara dio a luz un hijo a la edad de los ochenta años.

La fe es la certeza de lo que se espera la convicción de lo que no se ve. Hebreos 11:1 La mujer del flujo de sangre, decidió ir al otro lado de fe, ella decidió creerle a Dios, ella tuvo que pasar doce años de sufrimiento para creerle a Dios.  Un día se decidió a buscarlo.  Jonás reveló inconsistencias en la aplicación de su fe cuando Dios lo llamo para que predique su palabra. La predicación era corta, el mensaje consistía en una oración: En cuarenta días Nínive  será destruida.

 Me llama la atención  que Jonás huía a ese llamado, creo que él estaría contento por el juicio que les venía a los ninivitas. Porqué rehusó?  Entonces porque Jonás huía a ese llamado?  El  rechazó al llamado de Dios porque  sabía  que Dios era un Dios misericordioso, lento para la ira y grande en misericordia.

 El meditó que si anunciaba el mensaje, los ninivitas podrían arrepentirse, y ese acto de humillación a Dios le agrada. Finalmente Jonás fue y predicó el mensaje. Cuando terminó, se fue lejos de la ciudad para poder contemplar la destrucción de Nínive.

Dice la palabra que Dios hizo crecer una planta de resino paradarle sombra a Jonás. Bueno- se pueden imaginar lo feliz que  estaba Jonás bajo una gran sombra a pleno día en el desierto y ver  desde lejos la destrucción de los ninivitas.

Por otro lado, los ninivitas se humillaron y proclamaron ayuno y oración a Dios y EL por su misericordia, retiró  el juicio que tenía planeado para esa ciudad.  Los caminos del Señor son misteriosos.  Dios ordenó una planta de resino para que cubriera a Jonás del sol; esa no era cualquier planta.  Dios pudo escoger una palmera preciosa, un pino precioso pero El escogió una planta que se identificaba con el peso que cargaba Jonás.

 La planta de resino, es una planta amarga. Jonás cargaba con raíces de amarguras de su pasado. Dios sacó esas raíces de amargura de raíz.  Dios mató esa planta sacándola de raíz.  Eso mismo hace El con todos nosotros cuando cargamos con raíces de amargura del pasado.  Jesús te dice hoy levántate vamos al otro lado del mar.

Ven vamos a otro nivel de fe en Dios para que use tu autoridad en el nombre de Jesús parasu gloria.  No estoy seguro del pasado tuyo pero cuando Dios te dice que haga algo no puede vivir en el pasado. Dios está listo para hacer nuevas cosas en tu vida hoy. Si tu ha fracasado en el pasado, Dios tiene nuevas cosas para ti. Renueva tu mente con la palabra de Dios.

 Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza. Jeremías 29:11  Si no te ha arrepentido de tus pecados, todavía Dios te ofrece una segunda oportunidad, El te ofrece un pasaje al gozo y a una libertad en El.

Ser salvo es un prerrequisito de descubrir el trabajo que Dios te ha dado para tu vida. Aceptar a Jesús como tu Salvador espiritual significa las puertas abiertas para tu destino. Sin la guía de Él, no podrás llegar a la meta final. Cuando tú acepta a Jesús como tu salvador personal, y comienza a buscarlo en espíritu y en verdad con todo tu corazón diariamente; Él empezará a revelar su propósito para tu vida.

 Dios tiene planes prósperos para tu vida hoy. Si te ha decidido repite conmigo: Padre celestial, reconozco que soy pecador(a). Me arrepiento de mis pecados. Creo que Jesucristo murió por mis pecados, que resucitó al tercer dia y  vive para siempre.

Le abro la puerta de mi corazón y de mi vida, y recibo al Señor Jesús como mi Salvador. Deseo que Él sea el Señor de mi vida. Gracias por salvarme. En el nombre de Jesús, amén. “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es: las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. 2 Corintios 5:17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es: las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas” (2 Corintios 5:17).  Si ha sido bendecido por este ministerio, favor de escribir y déjenos saber tus testimonios.

Bendiciones

Comentarios

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published.