Bienaventurado todo aquel que teme a Jehová

Cuando por fe le entregamos todo a Dios y lo ponemos en Sus Manos por medio de la oración, Él actúa a nuestro favor. Tenemos que desprendernos de algo y dárselo a Dios para que sea Él obrando, restaurando, multiplicando, salvando y sanando. La bendición de temer a Dios llega hasta nuestro trabajo, Dios no solo nos bendecirá con las finanzas o nuevos trabajos, sino que disfrutaremos y comeremos el fruto de nuestro trabajo como también, en el hogar y la familia.

El versículo bíblico enfatiza el temor a Jehová y las bendiciones que se desprenden cuando le tememos a Dios. Cuando tenemos temor de Dios no quiere decir miedo, es depender de Él, es rendirle reverencia y ponerlo primero en todo lo que hacemos en nuestro diario vivir. Salmos 34:7 nos habla que “el ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, y los defiende”. En el mismo salmo nos habla: “Temed a Jehová, vosotros Sus santos, Pues nada falta a los que le temen” (Salmos 34:9 (RVR1960).

He aquí que así será bendecido el hombre que teme a Jehová:
Bienaventurado todo aquel que teme a Jehová, que anda en Sus Caminos. Cuando comieres el trabajo de tus manos, bienaventurado serás, y te irá bien. Tu mujer será como vid que lleva fruto a los lados de tu casa; tus hijos como plantas de olivo alrededor de tu mesa. He aquí que así será bendecido el hombre que teme a Jehová. Bendígate Jehová desde Sion, y veas el bien de Jerusalén todos los días de tu vida, y veas a los hijos de tus hijos. Paz sea sobre Israel” (Salmos 128 (RVR1960).

Palabra de Dios
www.ministeriosdesanidad.org

Comentarios

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published.