Ayuno y Oración… Cobertura del Creyente Parte 3

Diferentes tipos de ayunos
¿Cómo hacerlo?

Primeramente, antes de iniciar un ayuno lo primero es comenzar bien temprano en oración presentarse al Señor y explicarle a Él el motivo del ayuno. Arrepiéntase de todos sus pecados y de manera humilde pida perdón. Es necesario meterse en la Palabra de Dios y meditar en ella, pidiéndole a Dios que le muestre cómo realizar el ayuno. La mayoría de las veces, hacemos ayunos cuando el pueblo de Dios tiene una gran necesidad, pero, el hombre y la mujer de fe, debe ayunar con frecuencia en la búsqueda de crecimiento espiritual.

Todos tenemos una historia para ayunar y en la historia de Daniel fue que él no quiso contaminarse con la bebida y la comida del rey de Babilonia. Él decidió alimentarse solo con agua y verduras. “Te ruego que hagas la prueba con tus siervos por diez días, y nos den legumbres a comer, y agua a beber. Compara luego nuestros rostros con los rostros de los muchachos que comen de la ración de la comida del rey, y haz después con tus siervos según veas. Consintió, pues, con ellos en esto, y probó con ellos diez días. Y al cabo de los diez días pareció el rostro de ellos mejor y más robusto que el de los otros muchachos que comían de la porción de la comida del rey. Así, pues, Melsar se llevaba la porción de la comida de ellos y el vino que habían de beber, y les daba legumbres. A estos cuatro muchachos Dios les dio conocimiento e inteligencia en todas las letras y ciencias; y Daniel tuvo entendimiento en toda visión y sueños” (Daniel 1-17 (RVR1960). “En aquellos días yo Daniel estuve afligido por espacio de tres semanas. No comí manjar delicado, ni entró en mi boca carne ni vino, ni me ungí con ungüento, hasta que se cumplieron las tres semanas” (Daniel 10:2-3 (RVR1960).

Por otro lado, en el Libro de Ester, ella prometió interceder por su pueblo cuando supo la noticia de la plata que Amán había dicho que pesaría para los tesoros del rey a cambio de la destrucción de los judíos. Ester 4:7 (RVR1960). Ester era una mujer de fe y autoridad, su amor por su pueblo la condujo a utilizar las armaduras en tiempos muy difícil para su nación diciendo: “Ve y reúne a todos los judíos que se hallan en Susa, y ayunad por mí, y no comáis ni bebáis en tres días, noche y día; yo también con mis doncellas ayunaré igualmente, y entonces entraré a ver al rey, aunque no sea conforme a la ley; y si perezco, que perezca” (Ester 4:16 (RVR1960).

El ayuno de Daniel fue parcial, o sea, el seleccionó ciertos alimentos en cambio Ester, su ayuno fue total. Ella y su pueblo no comieron alimentos ni agua por tres días.

El ayuno de nuestro Señor Jesucristo fue de 40 días, Él no ingirió ningún tipo de alimentos ni mucho menos ingirió agua.

El ayuno de Daniel se compone en tres semanas, o sea, 21 días ingiriendo verduras y agua. El ayuno de Ester fue de tres días, sin agua ni comida. Ayuno de Daniel sólo se compone de frutas, vegetales y el agua como bebida. Daniel no comió alimento delicado, ni entró en su boca carne ni vino, ni se ungió con ungüento, hasta que se cumplieron las tres semanas. En el ayuno de Daniel no se puede ingerir alimento procesado, todo natural. Jugos verdes con de fruta sin nada de azúcar. Ningún tipo de carnes ni mariscos. Deseche bebidas con cafeína.

Durante el ayuno, dedique tiempo en oración pídale a Dios que le muestre cómo orar. Ore por usted y su fe, interceda por sus hijos, su familia, sus estudios, ministerios, vecinos, por los misioneros, salvación a sus familias y amistades, enfermos, ciudad, lideres cristianos, líderes políticos y su nación. Durante el ayuno, existirán momentos en que va a desear colgar los guantes, pero la palabra de Dios nos dice en Mateo 4:4 (RVR1960) “El respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”. Métase en la Palabra de Dios, Ella es el mejor alimento y la mejor medicina.

Durante el ayuno van a venir ataques, porque el enemigo muy bien sabe que el ayuno y la oración son Armas espiritual muy poderosa. Cuando ayunamos y oramos, satanás no podrá acercarse a un creyente hijo de Dios. Jesús les dijo a Sus discípulos que ese género no sale sino con oración y ayuno” (Mateo 17:21 (RVR1960). La palabra genero se refiere a satanás y su sinónimo es calaña, gentuza, gusano y todo lo que caracteriza al adversario.

Cuando la tarde está avanzada, pase tiempo con Dios, hable con Él y manténgase con un espíritu alegre y gozoso, aunque en lo físico se sienta débil, pero en lo espiritual fuerte. Estamos viviendo en el tiempo de entretenimiento con las redes sociales, evite ese entretenimiento al menos que sea música cristianas y videos que edifican su alma. Rehúse ver televisión que no tenga que ver nada con su ayuno al menos que sea predicas cristianas.

El ayuno es un apartamiento donde el único enfoque es Dios. Si usted está tomando medicamentos o está enfermo. Consulte a su doctor antes de empezar un ayuno, le recomiendo que espere a recuperarse completamente para realizar un ayuno.

Existe otro ayuno que no es de comidas, es el ayuno de Dios, que se encuentra en Isaías 58 (RVR1960) y dice así: “¿No es más bien el ayuno que Yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión, y dejar ir libres a los quebrantados, y que rompáis todo yugo? ¿No es que partas tu pan con el hambriento, y a los pobres errantes albergues en casa; que cuando veas al desnudo, lo cubras, ¿y no te escondas de tu hermano? Entonces nacerá tu luz como el alba, y tu salvación se dejará ver pronto; e irá tu justicia delante de ti, y la gloria de Jehová será tu retaguardia.

Al terminar el ayuno, ore al Señor y descanse en Él. Tal vez sentirá deseos de comer cosas que no comió durante las tres semanas. Por favor empiece a comer poco y en pequeña cantidad debido a que después de tres semanas el estomago necesita alimentos suaves. Comience a ingerir alimentos en pequeñas cantidades, sopas de vegetales es muy beneficiosa.

¿Porque ayunamos?
Hay grandes beneficios cuando ayunamos, el Señor nos bendice de manera sobrenatural desatando y rompiendo cadenas en nuestras vidas y en nuestras familias. Es por esa razón que cuando ayunamos, es necesario mencionarle a Dios todo lo que nos molesta y que necesitamos que se rompa en el nombre de Jesús. Entre las cadenas podemos mencionar drogas, enfermedad, peleas y contiendas entre las familias, vecinos, hijos rebeldes, mentiras, brujerías, y todo tipo de maldad que el enemigo tiende para enredar. Es necesario como cristianos estar alertas y pararnos en la Roca que es Cristo. Saber utilizar esas Armas de ayuno y oración para poder resistir al enemigo y mandarlo hacia el abismo y sin retorno en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo de Dios. En el ayuno, somos débiles en la carne, pero en lo espiritual somos más que vencedores en Cristo Jesús que nos fortalece y nos da la victoria. Amén.

Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Por tanto, tomad toda la Armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios; orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos;” (Efesios 6:12-17 (RVR1960).

Dios continúe derramando bendiciones a tu vida en el nombre de Jesús.

Escrito por Bv. Flores
www.ministeriosdesanidad.org

Comentarios

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published.