ALIÉNTESE TU CORAZÓN

ALIÉNTESE TU CORAZÓN

Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma. Les deseo las múltiples bendiciones del Señor a sus vidas y las vidas de sus familias. También les deseo que mantengan la paz en Aquel que dijo “Yo Soy tu paz, tu Socorro y tu pronto Auxilio en la tribulación” (Salmos 46). Dios es nuestro pronto auxilio en momentos de pruebas, Él cuida y guarda a Sus hijos. Cuando Dios tiene un Propósito con un ser humano lo mantiene bajo Su Cobertura para llevar Su Propósito.
El Plan de Dios a tu vida es más poderoso que el coronavirus y ni un cabello de vuestra cabeza perecerá. No temas, Dios te ayuda aun en los momentos de tempestad. Es inquietante y muy preocupante lo que está pasando en el mundo entero, pero estamos confiando en Dios que, Él abrirá camino para que podamos pasar en victoria. Nunca habíamos visto momentos como el que estamos viviendo, nunca imaginé ver iglesias cerradas, el distanciamiento en los lugares públicos, el tapaboca entre todos, negocios cerrados, trabajos desde la casas y escuelas cerradas. La Biblia nos habla acerca de estas cosas en Lucas 21:11 y nos dice que “… habrá grandes terremotos, y en varios lugares hambres y pestilencias: y habrá espantos y grandes señales del cielo”. Pero ni un cabello de vuestra cabeza perecerá”.
Ante todo, este acontecimiento, debemos volver nuestros corazones al Señor nuestro Dios y orar sin cesar, porque nadie sabe la hora de la Segunda Venida de nuestro Salvador Jesucristo. La situación es alarmante y por supuesto nos da miedo y es normal que nos de miedo, pero no es normal que el miedo tome dominio sobre nosotros, porque “Dios no te ha dado un espíritu de temor, sino de poder, de amor y de dominio propio” (2 Timoteo 1:7). No podemos alimentar el miedo con las cosas negativas que vemos o escuchamos. Si nos alimentamos con la Palabra de Dios y confiamos en Él, el miedo se va y nuestra fe y confianza en Dios aumentará.
En estos momentos difíciles necesitamos agarrarnos de la fe porque “el justo por la fe vivirá” (Romanos 1:17 -RVR1960). Clamo vida sobre cada familia en el nombre de Jesús. No te preocupes, vence el miedo por medio de la oración de fe aun en medio de la tempestad porque, “… sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a Su Propósito son llamados. Tú eres un hombre de propósito. Eres una mujer de propósito. Eres un joven de propósito. Eres una joven de propósito Eterno. Dios no nos trajo hasta aquí, para volver atrás, nos trajo aquí a poseer la tierra que Él nos dio.
“Busqué a Jehová, y Él me oyó, y me libró de todos mis temores” (Salmo 34:4)

Oración: Padre Eterno, te pido en el Nombre de tu Hijo Jesús de Nazaret, tu Hijo amado que, todo aquel que se acerque a Ti creyendo sea sanado y sea salvo. Padre de la gloria, gracias por este nuevo día que Tú por tú misericordia nos has brindado. Señor, gracias por ayudarnos y sostenernos con tu diestra y librarnos del peligro y del mal. Señor gracias por darnos tu paz en medio de esta situación. Señor Jesús, Tú tienes el poder para calmar las olas, los vientos y sanar a los enfermos, te pido que sane los enfermos que se encuentran graves en los hospitales de toda parte del mundo. Señor Jesús, te pido por cada familia que ha perdido un familiar o que tiene familia en el hospital para que le brinde tu paz y sanidad. Oramos por todos los médicos, enfermeras, paramédicos, policías, militares, capellanes, trabajadores sociales, trabajadores de recursos humanos, las personas que se ocupan de limpiar los hospitales y todo el personal que en estos momentos están corriendo el riesgo para ayudar a las personas enfermas afectadas por el terrible virus invisible. Clamamos que tu misericordia oh Dios, los cubra y los libre de la peste destructora. Líbranos de la incertidumbre y temores producidos por la pandemia y líbranos de la peste destructora. Padre Eterno, Dios Todopoderoso en el Nombre de Jesús te lo pedimos. Amén.

“Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús” (Filipenses 4:6-7)

Bendiciones,

www.ministeriosdesanidad.org

Comentarios

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published.