Alégrense todos los Que en Ti confían

ImagenesConVersiculos_76.jpgEn el Salmos 5, el salmista David reconoce que la oración diaria es necesaria para la vida del creyente. Él enfatiza la hora de la mañana, pues es ahí donde toma lugar su oración al Señor, “de mañana oirás mi voz; de mañana me presentaré delante de Ti, y esperaré”.

En el Salmo, David no solamente se levanta a clamar a Dios, también, él se prepara ordenadamente y específicamente para presentarle al Señor sus súplicas. Las peticiones de David son ordenadas y precisas, en otras palabras, él se levanta al rayar el alba a pelear sus batallas en oración. La parte que más me impacta de este Salmo es la intención del salmista en busca de Dios, el Señor no toma en cuenta las palabras, sino también las intenciones del corazón del alma que lo busca y confía en Él. La palabra de Dios nos dice: “Mas buscad primeramente el Reino de Dios y Su Justicia, y todas estas cosas os serán añadidas “(Mateo 6:33) (RVR1960).

En su oración, David derrama su alma a Dios, él llora y gime de angustias, ¿cuántos nos hemos sentido así cuando oramos? A pesar de ese clamor, hay una gran esperanza de esperar en Dios, “de mañana me presentaré delante de Ti, y esperaré”. Cuando esperamos en Dios, Él por Su misericordia nos brinda la certeza de que ha escuchado nuestra oración y está trabajando a nuestro favor. Esperar y aguardar a las respuestas de nuestras oraciones es lo que podemos hacer con la certeza de que Dios obrará a nuestro lado. Cuando esperamos y aguardamos en Dios, Él pelea por nosotros, Él es un Escudo de protección para Sus hijos. ¡Aleluya!!!

No volvera a mi vacia.jpgSalmos 5 (RVR1960)

Escucha, oh Jehová, mis palabras; considera mi gemir. Está atento a la voz de mi clamor, Rey mío y Dios mío, porque a ti oraré. Oh Jehová, de mañana oirás mi voz; de mañana me presentaré delante de Ti, y esperaré.

Porque Tú no eres un Dios que se complace en la maldad; el malo no habitará junto a Ti. Los insensatos no estarán delante de Tus ojos; aborreces a todos los que hacen iniquidad.

Destruirás a los que hablan mentira; al hombre sanguinario y engañador abominará Jehová. Mas yo por la abundancia de Tu misericordia entraré en Tu casa; adoraré hacia Tu Santo Templo en tu temor.

Guíame, Jehová, en tu justicia, a causa de mis enemigos; endereza delante de mí Tu camino.

Porque en la boca de ellos no hay sinceridad; sus entrañas son maldad, sepulcro abierto es su garganta, con su lengua hablan lisonjas. Castígalos, oh Dios; caigan por sus mismos consejos; por la multitud de sus transgresiones échalos fuera, porque se rebelaron contra Ti.

Pero alégrense todos los que en Ti confían; den voces de júbilo para siempre, porque Tú los defiendes; en Ti se regocijen los que aman Tu Nombre. Porque Tú, oh Jehová, bendecirás al justo; como con un escudo lo rodearás de Tu favor.

Padre mío y Dios mío, me levanto en busca de Tu Presencia de mañana para que dirijas mis pasos y atiendas mis súplicas. Padre, enséñame a cómo orar y a cómo esperar con  alegría en Ti. Amén.

www.ministeriosdesanidad.org
Autor: El Padre Celestial
Pastora Bv Flores

Comentarios

Comentarios

5 thoughts on “Alégrense todos los Que en Ti confían

Leave a Reply

Your email address will not be published.