Alabanzas al Creador: Jehová de los Ejércitos es Su Nombre

El Evangelio de Dios debe ser llevado a toda parte del mundo para todo aquel que anda ciego y no conoce todavía la Luz de Cristo. Muchos son los que todavía confían en lo que Dios ha creado tales como la luna, el sol, las estrellas, el agua o los árboles, pero bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová” (Jeremías 17:7(RVR1960). Es nuestro deber alcanzar las almas que todavía adoran la creación y no al Creador. Nunca he escuchado a nadie que haya creado la tierra, los árboles, ni las estrellas, los mares, los ríos, los cielos, ni mucho menos el sol. Dios es el Único que tiene todo el dominio y majestad para recibir tal Glorificación Sobrenatural.

La Palabra es bien clara en Génesis 1:1 donde dice que, “En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Dios es nuestro Creador y a Él y solamente a Él se le rinde honor y alabanzas por los siglos de los siglos. Hay promesas de parte de Dios cuando confiamos y dejamos entrar a Dios en nuestras vidas. Bienaventurada la nación cuyo Dios es Jehová. Salmos 33:1-22 nos habla acerca de la Soberanía de Dios y nos dice:

Alegraos, oh justos, en Jehová; en los íntegros es hermosa la alabanza. Aclamad a Jehová con arpa;
Cantadle con salterio y decacordio. Cantadle cántico nuevo; hacedlo bien, tañendo con júbilo. Porque recta es la palabra de Jehová, y toda Su obra es hecha con fidelidad. Él ama justicia y juicio;
De la misericordia de Jehová está llena la tierra. Por la palabra de Jehová fueron hechos los cielos, y todo el ejército de ellos por el aliento de su boca. Él junta como montón las aguas del mar; Él pone en depósitos los abismos. Tema a Jehová toda la tierra; Teman delante de Él todos los habitantes del mundo. Porque Él dijo, y fue hecho; Él mandó, y existió. Jehová hace nulo el consejo de las naciones, y frustra las maquinaciones de los pueblos.

El consejo de Jehová permanecerá para siempre; los pensamientos de su corazón por todas las generaciones. Bienaventurada la nación cuyo Dios es Jehová, el pueblo que Él escogió como heredad para sí. Desde los cielos miró Jehová; vio a todos los hijos de los hombres; desde el lugar de Su morada miró sobre todos los moradores de la tierra. Él formó el corazón de todos ellos; atento está a todas sus obras. El rey no se salva por la multitud del ejército, ni escapa el valiente por la mucha fuerza. Vano para salvarse es el caballo; la grandeza de su fuerza a nadie podrá librar. He aquí el ojo de Jehová sobre los que le temen, sobre los que esperan en su misericordia, para librar sus almas de la muerte, Y para darles vida en tiempo de hambre. Nuestra alma espera a Jehová; nuestra ayuda y nuestro escudo es Él. Por tanto, en Él se alegrará nuestro corazón, porque en Su Santo Nombre hemos confiado. Sea tu misericordia, oh Jehová, sobre nosotros, según esperamos en ti.

Oremos: Gracias Señor por tu gran amor hacia nosotros, tu anhelo es que, todos logremos alcanzar la salvación por medio de Tu Único Hijo Jesús, a Él sea la gloria y la honra por los siglos de los siglos. Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a Su Hijo Unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Amén.

Lectura Bíblicas: Salmos 33:1-22 (RVR1960) / Jeremías 17:7(RVR1960 /Génesis 1 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

“Algunos confían en carros y otros en caballos, pero nosotros en el nombre del Señor nuestro Dios confiaremos” (Salmos 20:7 Nueva Biblia Latinoamericana de Hoy (NBLH)

www.ministeriosdesanidad.org

 

Comentarios

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published.